Uso de telefonía celular en las cárceles

Por MARIO JULIANO (juez e integrante de la Asociación Pensamiento Penal)

 

Días pasados salieron algunas resoluciones autorizando el uso de telefonía celular para las personas privadas de la libertad y es probable que en la semana que comienza salgan otras más, en idéntico sentido. Estas resoluciones tienen un gran significado para las personas que hace mucho tiempo veníamos peleando por este logro, y es el producto de años de discusiones.

Sin embargo, con la relevancia que tiene este hecho, no deja de ser anecdótico. A mi juicio, lo verdaderamente trascendente es que el Servicio Penitenciario Bonaerense ha dado su conformidad para desarrollar esta experiencia, prestando su colaboración para reglamentar el uso, cuestión de la que no es ajeno el jefe del Servicio, Xavier Areses.

Que los funcionarios penitenciarios consintieran la experiencia era impensado, diría que semanas atrás. Sin embargo por estos días hablé con varios jefes y todos han expresado que es necesario introducir cambios en el sistema. Que los penitenciarios comiencen a pensar de esta manera es una excelente noticia.

Y también implica un cambio de estrategia en algunas personas que trabajamos en organizaciones defensoras de los Derechos Humanos. Como decíamos dias atrás, aquí no hay salvación personal y todos y todas nos necesitamos. Pensar en un cambio de los sistemas penitenciarios sin contar con la colaboración y acompañamiento de toda la comunidad penitenciaria, es poco menos que iluso, por decirlo de algún modo.

El proceso colaborativo es trabajoso. Nos enfrentamos con nuestras propias limitaciones, con nuestros prejuicios y con la dificultad de romper rutinas burocráticas muy arraigadas en las prácticas cotidianas. Pero estoy convencido que este es el camino y que, desde este camino, se abren horizontes impensados.

La práctica colaborativa no implica ocultar lo que está mal ni dejar de denunciar los abusos y violaciones a los Derechos Humanos. Todo lo contrario. Se trata de una práctica donde todos y todas tienen que poner lo mejor de sí mismos. También las personas privadas de la libertad.

Haz tu comentario arriba, desde tu sesión de facebook!