La trampa nunca conduce a un buen destino

Por GONZALO DIEZ (dirigente radical)

 

Estamos acostumbrándonos a la trampa, a naturalizar que si se logran los objetivos de poco vale evaluar las conductas que guiaron el camino al éxito.

Las recientes declaraciones de Arturo Rojas (ver https://www.letrap.com.ar/nota/2020-5-7-13-21-0–me-sacare-las-fotos-que-necesite-para-conseguir-recursos-para-necochea) y su nueva construcción política vecinalista (ver https://infocielo.com/nota/117838/oficial-vidal-y-jorge-macri-pierden-dos-intendentes-a-manos-del-bloque-vecinalista/#.XrNyq7UGMZ9.whatsapp), no hace más que confirmar lo que ya era cierto desde diciembre del año pasado. El alejamiento del Partido Fe de Juntos por el Cambio es una verdadera estafa política, una más que puebla las páginas de la zigzagueante historia de muchos políticos en la argentina. El partido fundado por Gerónimo Venegas ostenta dos intendencias en la provincia de Buenos Aires, obtenidas bajo el paraguas protector de Juntos por el Cambio.  La de Necochea, en manos de Arturo Rojas y la de San Pedro, en cabeza de Cecilio Salazar. Consiguió de igual forma, una banca en la legislatura bonaerense y otra en la Cámara de Diputados de la Nación.

Vale destacar que en Necochea la carrera de Arturo Rojas a la intendencia estuvo “facilitada” por su “gestión” en el Consorcio de Gestión de Puerto Quequén, lugar al que llega gracias a su pertenencia al Partido Fe, integrante de la coalición que gobernó la provincia con María Eugenia Vidal (PRO) y Daniel Salvador (UCR) como gobernadora y vice. (Se recomienda un buen análisis político de Puerto Quequén en https://tradenews.com.ar/politica-necochea-puerto-quequen/ )

SENSACION DE ESTAFA

Estas líneas no pueden estar más impregnadas de subjetividad, quien suscribe compitió en las elecciones internas con el Partido Fe desde la conformación de Cambiemos en las tres elecciones que se sucedieron desde entonces. La sensación de estafa es inevitable, al igual que la de miles de electores que acompañaron la propuesta integral que iba desde Mauricio Macri para la presidencia, María Eugenia Vidal al gobierno de la provincia y el propio Arturo Rojas a nivel local.

Pero más allá de las sensaciones personales, lo interesante es analizar sí estas lábiles conductas podrán traer bienestar en los distritos que gobiernan estos dirigentes y sí estos podrán sostenerse en el tiempo gobernando hoy, en representación de un espacio y mañana en el de otro antagónico.

La experiencia comparada nos permite analizar que los distritos que han logrado mejores índices de crecimiento y desarrollo mantienen una línea de conducta recta, sin dobleces ni sorpresas. Esa conducta, identificable en intendentes como Miguel Lunghi en Tandil, Miguel Gargaglione en San Cayetano, Esteban Reino en Balcarce y Juan José Fioramonti en Lobería, para no irnos muy lejos, ha transcurrido y transcurre hoy por gobiernos de distinto color político en la Provincia y en la Nación.

Es decir, no han necesitado cambiarse de bando para simular una sintonía que pudiese permitir mayores logros para sus distritos. Por el contrario, supieron desde la política, entendiendo que el disenso se asume y se utiliza para buscar caminos de encuentro que potencien las posibilidades de crecimiento, un desarrollo sustentable a imitar.

Otras experiencias más lejanas en el tiempo corroboran el fracaso seguro de renegar de la propia identidad. Los radicales que bajo la presidencia de Néstor Kirchner intentaron salvar sus gobiernos, cediendo frente a la tentación de lograr recursos a cambio de diluir su pertenencia partidaria fracasaron estrepitosamente, perdieron legitimidad y no lograron las prometidas obras.

Claro que el caso del Partido Fe más que un reniegue de su propia identidad pareciera ser que es la constante búsqueda de una, que bien pudiese ser de un color u otro según el punto cardinal desde donde alumbre el sol. Menemistas con Menem, duhaldistas con Duhalde, kirchneristas con Kirchner, macristas con Macri y albertistas con Alberto. Peronistas sin Perón, barriletes sin cola.

Esta actitud no hace más que desnudar la propia incapacidad para el ejercicio de un gobierno, que se sostenga desde las mejores prácticas políticas, que consisten en el diálogo desde las diferencias, en la posibilidad cierta de poder escuchar y nutrirse de otras voces, desde el reconocimiento que otro puede aportar desde la crítica y la confrontación de ideas. La constante mimetización con el que puede hacer llegar un recurso extra, no sólo aplana el discurso, sino que hace desaparecer las ideas.

DESDE LA PROPIA IDENTIDAD

En momentos tan críticos se hace imperioso que busquemos denominadores comunes, pero desde la propia identidad. Quienes no logran consolidar una idea de sí mismo rehúyen de las ideas de los demás, se encierran y consideran desde su desconfianza que nada puede aportarse desde fuera de ellos o su propio círculo.

Así fue como el Intendente de Necochea no escuchó los aportes que oportunamente se hicieron para remediar una malísima decisión, como fue el aumento excesivo de las tasas municipales. Fue un error previo a la aparición de la pandemia del coronavirus, que se agrava ahora bajo las actuales circunstancias. Más que nunca seria oportuna una amplia convocatoria pública  para el estudio responsable de la estructura tributaria municipal, del funcionamiento de la economía local y del rol del Estado para definir cursos de acción que nos permitan afrontar de mejor manera los tiempos por venir.

En estos tiempos, todos y cada uno desde su lugar y sin perder identidad debemos ponernos cien por ciento al lado de todos los niveles de gobierno (nacional, provincial y municipal) en materia sanitaria, ser propositivos en materia social (el bloque de concejales de la UCR ha realizado una interesante batería de propuestas) e inflexibles en términos institucionales (transparencia, rendición de cuentas, equilibrio de poderes).

La pandemia no ha corrido la pertinencia de la acción política, muy por el contrario la hace imprescindible. Entre otras cosas, ojalá este momento crítico nos enseñe también que la trampa nunca conduce a un buen destino.

Tags: No tags

Haz tu comentario arriba, desde tu sesión de facebook!