Arenas Verdes propuesto para dejar las grandes ciudades

Afirman que si la gente hubiese estado viviendo en un lugar con más espacio libre por persona ya estaríamos en otra fase

 

En su edición de este jueves, el diario La Nación dedica uno de sus artículos a la necesidad de muchos habitantes de Capital y las grandes ciudades de dejar esos espacios para mudarse a zonas de menor densidad poblacional y con mayor contacto con la naturaleza. Esto se ha visto incrementado sobre todo con la pandemia del Covid-19.

Entre los seis pueblos que proponen, figura Arenas Verdes, perteneciente al Partido de Lobería.

La provincia de Buenos Aires es la más poblada del país con poco más de 17 millones de habitantes. En su territorio concentra el 38% de la población argentina. Sólo en el AMBA hay casi 15 millones. Sin embargo, de los 135 distritos que la componen,70 tienen menos de 35.000 habitantes,y dentro de este grupo, existen 310 pueblos con menos de 500 habitantes. La pandemia acrecentó el interés de abandonar la gran ciudad para habitar alguna de estas localidades mínimas. Alcanzar una mejor calidad de vida, más libertad y un contacto directo con la naturaleza son algunas de las razones por las que se busca este cambio.

El avance de la pandemia

«La ciudad es una corrida constante y está muy lejos de generarnos tranquilidad alguna. Tenemos todo al alcance pero nada termina siendo de calidad», afirma Lorena Westrepp, de 43 años, diseñadora gráfica y una de las coordinadoras de un grupo de personas que planean irse al campo para crear una eco aldea.

La repoblación de los pequeños pueblos es un proyecto que toma cada vez más adeptos. ¿Dónde ir? ¿Cuál es el primer paso a tomar? Algo está claro,la ciudad,para ellos dejó de ser un espacio amigable. «La falta de tiempo para disfrutar de pequeñas cosas nos alejan de pensar que en las ciudades podemos ser felices», afirma Pascual Furchi, de 56 años, licenciado en urbanismo.

«La pandemia nos confirma que si hubiésemos estado viviendo en un lugar con más espacio libre por persona ya estaríamos en otra fase y no yendo para atrás y para adelante sin entender nada de lo que pasa», afirma Lorena.

El confinamiento urbano agita los deseos de poder vivir con más libertad. La despoblación del interior del mapa bonaerense abona ese sueño. «El coronavirus acelera el proceso de cambiar y vivir en el ámbito rural. Buscamos una forma de vida más sana y tranquila que la ciudad ya no nos brinda», dice. Reducir el impacto en el medio ambiente, usar energías renovables,construir con técnicas naturales, alimentación sana son algunas de las claves de su proyecto.

«Lo que primero te das cuenta es que en la ciudad no se duerme»,afirma Laura Enríquez, de 35 años, docente de teatro. Junto a su pareja, David Bazán, 33 años, profesor de música, fueron pioneros. En el año 2016 dejaron Moreno y, siguiendo una convocatoria de repoblación,fueron a vivir a Gascón, un pequeño pueblo de 120 habitantes en la frontera con La Pampa, a 600 km de la ciudad,en el Partido de Adolfo Alsina. «Elpueblo ofrece la libertad, la tierra, el espacio. Esto no se puede tener en una ciudad», afirma.

¿Cómo hicieron el cambio? «El primer paso es conocer el pueblo, estar, viajar una y otra vez. Conocer las posibilidades y las dificultades», confiesa Laura. «Tener la convicción de querer el cambio,la vida urbana es muy convencional», sostiene David. Se suman ventajas, y se agregan dificultades: algunos lugares cuentan con poca conectividad y en otros se puede llegar a dificultar la accesibilidad por el estado de los caminos.

«Es una vida muy prometedora,la tierra te la posibilidad de proyectar», afirma Laura. En el 2016 vieron una noticia sobre la repoblación en Gascón. «Hicimos la mejor decisión: acá tenes espacio,ganamos libertad, podemos salir a cualquier hora» Ambos consiguieron trabajo rápidamente en pueblos cercanos y ciudades intermedias. «Podés desarrollarte profesionalmente,falta mano de obra profesional», advierte David.

Viajar y conocer qué es lo que el pueblo necesita es otra de las claves. La seguridad y la solidaridad, dicen, son grandes componentes que definen la vida pueblerina. Estos son seis pueblos bonaerenses abiertos a recibir nuevos habitantes y con oportunidades para acompañar el desarrollo del lugar.

Arenas verdes

Arenas Verdes es un pueblo marítimo que está recostado sobre la costa de playas vírgenes, a 1000 metros de un bosque. Está en el partido de Lobería, a 25 kilómetros de Necochea y a 100 de Mar del Plata,ambas por asfalto. Tiene apenas 18 habitantes.

«Hace 30 años estábamos solos,ahora a veces somos 19 habitantes»,asegura Marcelo delHoyo. Su madre,que fue la primera habitante,tiene una fonda de mar donde ofrece comida típica. Marcelo Tinelli es uno de los que llega en los veranos para saborear sus empanadas.

«Es una vida muy sencilla, no tenés las comodidades de la ciudad,pero salís de tu casa y está la playa», sintetiza. «Tenés que estar muy bien con vos mismo,para vivir acá»,advierte. La soledad se siente:

«Aunque los que estamos nos juntamos a la noche a jugar a las cartas,y la pasamos muy bien»,confiesa. Enverano recibe visitantes,turistas solitarios. «Te das cuenta que no necesitás casi nada de las cosas que tenés en la ciudad», resume.

Hay un loteo que ofrece terrenos en la línea de costa por 20.000 o 30.000 dólares o dentro del bosque entre 15.000 y 20.000.

Haz tu comentario arriba, desde tu sesión de facebook!