Condenado a 11 años de prisión por violar a nieta de su ex esposa

Lo dispuso la jueza Irigoyen Testa. La menor tiene un retraso madurativo

 

Un albañil de 59 años fue condenado a 11 años de prisión, de efectivo cumplimiento, al haber sido hallado penalmente responsable del delito de violación en perjuicio de una menor con retraso de maduración, quien es nieta de la mujer con la que estuvo casado hasta hace dos años. Los hechos fueron cometidos entre enero y junio de 2019. En ese tiempo la menor tenía 17 años.

La pena fue dispuesta el miércoles último  por la jueza Luciana Irigoyen Testa (foto) , en el marco de un juicio abreviado, habiendo estado a cargo de la acusación el fiscal Marcos Bendersky. El imputado fue asistido legalmente por la Defensoría Oficial a través de Fernando Repetto.

El hecho fue caratulado “abuso sexual, con acceso carnal, agravado por ser encargado de la guarda de la víctima”.  El condenado fue trasladado de inmediato a la cárcel de Batán.

El hecho comenzó a ser investigado a raíz de una denuncia formulada por la madre de la menor, a partir del hallazgo de material pornográfico en el teléfono celular de la joven, que vive con su abuela.  Cuando la abuela le indicó a la menor que no observara ciertas páginas ni se tomara fotografías, la niña reveló que era algo que hacía normalmente con el ex esposo de la mujer, además de algunas otras acotaciones vinculadas con quien es considerado en el seno familiar  “abuelo del corazón” de la pequeña.

Ante esta situación, las mujeres se dirigieron hacia el centro de salud del barrio para consultar a una psicóloga.  Posteriormente concurrieron al  Servicio Local de Promoción y Protección  de los Derechos del Niño. Allí fueron entrevistadas la niña y una hermana menor.  A partir de revelaciones realizadas por las menores, en principio, se dispuso restricción de acercamiento  del hombre considerado abuelo de las mismas para con ambas niñas, su madre y su abuela.

La utilización de la Cámara Gesell resultó vital para que se conocieran en detalle situaciones vividas por la menor abusada, que fueron tenidas en cuenta a la hora del juicio abreviado en el que el sujeto resultó condenado.

La jueza Irigoyen Testa consideró como agravantes “la naturaleza de la acción desplegada” por el autor, así como “la calidad de las personas que resultaron involucradas en el hecho, las circunstancias de tiempo, lugar, modo y ocasión y los vínculos personales que unían a víctima y victimario, en tanto el imputado abusó sexualmente de la nieta de su ex esposa mediante tocamientos y accediéndola vaginalmente, exhibiéndole material pornográfico y aprovechándose claramente del retraso madurativo padecido por la joven víctima con desequilibrio de poder y que la menor se encontraba atravesando la etapa puberal sin experiencias previas de índole sexual”.

Haz tu comentario arriba, desde tu sesión de facebook!