DIMAURO 32

Pesar por el deceso de Mario Dimauro, a causa del Covid-19

El reconocido psiquiatra creó la clínica José Ingenieros. Tenía 78 años

 

Hondo pesar causó en la comunidad de Necochea el deceso del doctor Mario Dimauro, producido este viernes a causa del coronavirus, tras permanecer internado durante casi un mes en el Hospital Municipal.

Tenía 78 años, era casado y padre de cuatro hijos.

Dimauro, reconocido psiquiatra, había nacido en Calabria, Italia, pero vivió desde los seis años en  la Argentina, adonde llegó con sus padres. Dirigió el Hospital Neuropsiquiátrico de Necohea y años después creó la clínica “José Ingenieros”, que funcionó en Quequén primero y posteriormente en su edificio propio especialmente construido en Necochea, en calle 67 entre 78 y 80.

Muy respetado como profesional, Dimauro también demostró gran capacidad para transmitir conocimientos, siendo hombre de consulta para sus colegas y personal de salud.

Su colega Gustavo González Ramella subrayó que Dimauro “fue muy generoso con quien se acercara a compartir asistencia y saberes en salud mental”, destacando que “fue un firme defensor de la comunidad terapéutica”.

Recordó González Ramella que cuando Dimauro fue director del Hospital Neuropsiquiátrico, el  modelo abierto y progresista de asistencia en internación de pacientes por hospital de día “fu un ejemplo en la Provincia de Buenos Aires y en el espacio de trabajadores de salud de todo el país”.

UN VANGUARDISTA

Remarcó que Dimauro “fue un vanguardista en la formación de psiquiatría y psicología médica, así como en la formación de equipos interdisciplinarios para asistencia domiciliaria y de prevención en salas barriales y pueblos distantes”.

González Ramella consideró que Dimauro “fue un verdadero coordinador de la salud mental en la Zona Sanitaria VIII”, al tiempo que “supo liderar luchas dentro de la comunidad de Necochea cuando algunos vecinos quisieron amurallar el hospital o inclusive que se trasladara a las afueras de la ciudad”.

El médico Juan Alfonso Ruiz también tuvo palabras de elogio y afecto para Dimauro. Lo recordó como “un extraordinario profesional y docente”, así como “un hombre con una inigualable creatividad, que permanentemente nos sorprendía con acciones que ni siquiera nos hubiésemos imaginado”.

También puso de relieve “su capacidad de trabajo, que no reconocía horarios ni días”.

Ruiz reveló haber mantenido una relación laboral durante casi 25 años, durante los cuales se creó también un vínculo de afecto con él y su familia. Subrayó que Dimauro “siempre tuvo en claro sus objetivos y defendió su clínica con uñas y dientes, dándole continuidad al servicio y a las fuentes laborales.

“Alguna vez le pregunté por qué seguía adelante ante tantos obstáculos y él me dijo que su sueño era tener una clínica que le diera un servicio de excelencia a la comunidad”, relató Ruiz. Y enfatizó que “un día ese sueño lo concretó y construyó una clínica de lujo para la ciudad de Necochea, cuando a la altura de su carrera y con su prestigio podría haber elegido una vida mucho más cómoda”.

“UN SOÑADOR”

Añadió Ruiz que “Mario siempre fue un soñador” y recalcó que “la comunidad debe saber que cuenta dentro del sector privado con un prestador para patologías mentales de lujo gracias a Dimauro, un grande que hoy nos abandonó físicamente pero que perdurará en la memoria de quienes lo han conocido”.

Finalmente, expresó su deseo de “que Dios le dé fuerzas a su familia para continuar su obra, porque muchos necesitan de la gloriosa clínica José Ingenieros. Ellos fueron y son parte del sueño de Mario. Y cuentan con personal de lujo”.

Haz tu comentario arriba, desde tu sesión de facebook!