Unidos o dominados

Por ALEJANDRO SANCHEZ (periodista)

 

Comenzó un nuevo año con todo lo que esto significa: más allá de las palabras de ocasión, que buscan la renovación de las esperanzas, de nuevos desafíos o del pedido para que sea mejor que el anterior; teniendo en cuenta que el pasado no fue un año más, sus consecuencias seguramente se mantendrán por un largo tiempo.

Lo importante es que éstas no serán eternas y que nosotros podemos tratar de que no influyan más de la cuenta o que supongan que pasar cada día sea un suplicio o una nueva aventura.

Para eso hay un camino. Y ése hay que recorrerlo en grupo, con el de al lado, juntos, para que sea más fácil. Y esto se puede indicar tanto para la comunidad en general como para las instituciones en nuestra ciudad.

La pandemia nos dejó enseñanzas y seguramente todos nosotros resolvimos cuestiones que antes nos parecían lejanas; ese espíritu es el que tiene que aflorar para que la recuperación y el despegue tengan un norte.

Y esto, más allá de nuestro grupo de influencia, debemos llevarlo hacia toda la sociedad; y también a la política. Acá y ahora estamos todos en el mismo barco y por eso se deben consensuar objetivos y finalidades, con el debate correspondiente; que se discuta el cómo, pero no el qué hacer.

Necochea −la ciudad y el distrito− tienen urgencias que hacen necesario que todos puedan aportar algo; con diferentes niveles de responsabilidad, pero todos son necesarios.

Se terminó la época en la que se buscaba el fracaso de un gobierno por el bien propio e individual o de un grupo. Ahora todos: el gobierno municipal, los concejales y los diferentes partidos deben aportar, sumar y escuchar al otro para llevar adelante las acciones políticas que pongan en marcha al distrito y, principalmente, que generen optimismo en la comunidad; que se advierta que hay un mañana con oportunidades para el cual nos estamos preparando.

Dotar de los mejores servicios a la ciudad mejorará nuestra calidad de vida y potenciará la oportunidades empresariales y turísticas del distrito. Aquí la obligación no puede ser sólo del estado municipal. El acuerdo tácito debe ser con la sociedad en su conjunto para tener una ciudad que cada día que pasa merece ser vivida un poco más; con pequeñas acciones empezaremos a notar cambios.

En particular, la recuperación del Complejo Casino es un tema que sabemos que no será fácil; y todos debemos sumarnos a la única posibilidad que hay hoy para su reconstrucción.

Ahora se está a la espera de que se publique el segundo llamado a licitación pública para la venta del inmueble, reconstrucción y desarrollo urbanístico en ese espacio. Acá no puede haber especulaciones. Alcanzar este objetivo puede marcar una bisagra en la ciudad. Por esto, no puede haber mezquindades de nadie ya sea el gobierno municipal, los concejales, las entidades intermedias, los empresarios.

Es más, hace pocos días, en un brindis con ocasión de fin de año, en un partido político, un conocido empresario local −constructor él− mostraba su pena y queja por no haber participado del primer llamado. Seguramente tendrá otra oportunidad y esperemos que pueda sumar −junto con otros− una propuesta.

LA POLITICA

En lo estrictamente político, este año habrá elecciones. Por esto sobran rumores y pareceres y la única verdad es que todo el ambiente político −peronistas, radicales, del PRO, vecinalistas− está a la expectativa de la decisión que tome el intendente Arturo Rojas y de qué manera presentará su oferta electoral a la ciudadanía de Necochea; sobre la cual ya ha dicho que “vamos a intentar algo plural, de raigambre local; sin mirar a nadie por su cuestión ideológica, sino por la idoneidad”.

Marzo será un mes clave para que el panorama político en general se vaya aclarando.

Pasamos un año difícil; la ciudad busca superar una crisis que viene desde hace tiempo y a la que se le sumó el parate producido por la pandemia. Sin embargo, hay indicios de una leve mejoría a la que habrá que sostenerla primero y fortalecerla después.

Está claro que el 2021 debe ser un año de apoyos. Y esto nos cabe a todos.

Por eso, todo lo que pasamos nos obliga a mirarnos y mirar hacia adelante. “Unidos o dominados” fue una expresión de mediados del siglo pasado que reaparece hoy, parafraseada, en la comunidad de Necochea que debe tomar decisiones, ayudar e involucrarse. De este modo podremos encontrar una rápida respuesta a esa disyuntiva. Ése, sin duda, es el camino.

 

Tags: No tags

Haz tu comentario arriba, desde tu sesión de facebook!